jueves, 15 de septiembre de 2011

Historias ocultadas del nacionalismo catalán, de Javier Barraycoa

Son muchas las historias ocultadas por el nacionalismo catalán en los últimos 30 años. Éste libro recoge más de 200. Desde la financiación de Mussolini a Macià para «invadir» Cataluña, a los espías que el dictador italiano tenía en el Estat Catalá o el grupo paramilitar que pretendía la independencia de Cataluña. Pasando por el apoyo político y económico de destacados nacionalistas para que Franco ganara la Guerra Civil; los homenajes del Barça a Franco; el racismo permanente de destacados líderes nacionalistas, o cómo Salvador Dalí pasó los últimos meses de su vida escuchando una única pieza musical: el himno nacional de España.

Hay otras sobre la mitología inventada de la senyera o cómo los Mossos d’Esquadra eran originariamente «botiflers», sin olvidar que los «maulets» del siglo XVIII hablaban castellano, o que para un padre del catalanismo «el catalán era la única lengua que se hablaba en el mundo antes de la confusión de la Torre de Babel».

Historias ocultadas del nacionalismo catalán de Javier Barraycoa.

Javier Barraycoa en El Matiner:
La única conciencia del mundo
Un "Estado feliz" de control, corrupción y aborregamiento

4 comentarios:

  1. ¡Contra las falsedades del nacionalismo, la verdad de la Tradición!

    ¡Ni separatistas, ni separadores!

    ¡Ni fachas catalanistas, ni fachas españolistas!

    FORALISMO!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Oh Verge Immaculada,
    per vostra Concepció,
    d´Espanya Reina amada
    salveu vostra nació.

    Quant sa Reina era Maria
    nostre regne era´l més gran,
    sa bandera´lmón cobria
    des d´Amèrica a Lepant.
    Si a regnar torna Maria
    ses grandeses tornàran.

    Patrimoni ets de Maria,
    ¡oh d´Espanya hermós país!
    Més avui l´error hi nia
    que´t farà poble infeliç.
    Oh txafauli´l cap, Maria,
    que és la serp del paradís.

    (Mossén Cinto Verdaguer)

    ResponderEliminar
  3. El nacionalismo acaba siempre en totalitarismo y en fascismo, es así en todas partes. El sentimentalismo romántico que lleva inherente acaba destruyendo la auténtica realidad del pueblo a quien dice defender. Y es que el nacionalismo desprecia la verdadera Tradición viviendo de mitos inventados y de sueños. Su tendencia es siempre considerar "traidores" "mal patriotas" etc etc, a quien no esta infectado y comulga de sus mitos y falsedades...el resultado es siempre la violencia para imponer por la fuerza su sentimentalismo pequeño-bugués.

    ResponderEliminar
  4. GRAN AYUDA. ¡UN ABRAZO!

    ResponderEliminar